Desnudo artístico. Fotografía erótica. Boidour.

Qué es el desnudo artístico

¿Qué lo diferencia de la pornografía? La intención. En la pornografía se busca la sexualidad, despertar instintos sexuales. En el desnudo artístico se busca la belleza del cuerpo humano. Por eso , muchas veces, no es necesario mostrar “intimidades”. Se pueden tapar con ciertas posturas, a ser posible naturales, que no parezca que el o la modelo se las tapa por pudor. En otras ocasiones se puede jugar con ciertos objetos para ocultar, o con la iluminación. En ocasiones, basta mostrar una espalda bien formada o un abdomen, si se juega bien con la luz. El desnudo puede estar formando parte de una historia si el escenario invita a crearla o ser un elemento más en un paisaje de exterior, pero puede ser el único objeto de atención , pues muchas veces se usan fondos blancos o negros con poco o ningún atrezzo.

El arte está lleno de desnudos sin que nadie vea sexualidad en ellos.

Han pintado desnudos Velázquez, Goya, Botticelli, Manet y Tiziano, por citar algunos clásicos. O las mismísima Capilla Sixtina, está llena de desnudos más o menos explícitos.

La escultura está llena de desnudos, desde antiguas cariátides, la Venus de Milo o la antiquísima Venus de Willendorf, con casi 30.000 años, posiblemente el más antiguo de los desnudos. Nadie se escandaliza al ver desnudo al David o La Sirenita.

En una gran y antigua iglesia católica de Polonia vi una representación de la Virgen María con su hijo en brazos y el pecho fuera. Nadie se escandaliza por eso, y, sin embargo, Instagram, en pleno siglo XXI, te puede cerrar la cuenta si se ve un pezón.

Qué es el retrato erótico

La fotografía erótica está cercana al desnudo, pero no tiene por qué serlo. Es más, se huye de ello, y, sin embargo, está más cerca de la sexualidad. Bien, dejémoslo en sensualidad. Se trata de despertar la libido con insinuaciones. A veces, un escote un poco abierto, una mirada lasciva o una boca que parezca jadear en un orgasmo pueden tener más potencia que un cuerpo desnudo. Muchas veces se puede jugar con lencerías eróticas, pero siempre se suele huir de lo demasiado explícito, como pudieran ser juguetes sexuales. Si son fotografías de pareja, pueden valer posturas de “calentamiento”, pero no de los diversos actos claramente sexuales.

Que es el boudoir

La fotografía o retrato boidour es un tipo de retrato erótico. La traducción sería fotografía de tocador, fotografías normalmente con modelo femenino, en un ambiente cercano al lecho. Los muebles de la habitación, del pasillo, de un baño o la propia cama deberían ser (se hace lo que se puede) de gran clase y elegancia. Caros cortinajes, cuadros, joyas, pueden completar el estilismo de la foto. También sirve un salón con un sofá clásico o un diván. Incluso una ventana puede dar mucho juego, como quien espera al amante. No suele haber desnudo integral; más bien, lencería fina, una bata, una camisa entreabierta, quizás algún detalle que indique se sale de la ducha o que invita al observador a compartir un rato más interesante, pero siempre desde el glamour y el buen estilo. Y si hay tal desnudo, ha de quedar como un elemento más de ese escenario. También puede expresar la soledad, el anhelo de una persona amada, pero ausente.