Bodypainting con pintura fluorescente y luz ultravioleta. Maquillaje por Manuel Trigo.

Quiero una sesión de fotos con maquillaje fluorescente y luz ultravioleta

Si te gusta estas fotos, tanto si quieres que te maquille yo, como si quieres que te decore una maquilladora con la que tengas confianza o una que yo aporte (mira AQUÍ sus trabajos), contáctame por Instagram (@manueltrigo_foto) o a este correo: foto (arroba) manueltrigo.com

Y si las quieres con pinturas de efecto dorado, plateado u otros efectos metálicos, mira AQUÍ

Atención al tipo de pintura que os aplican. He conocido a gente que la han pintado con pintura acrílica, que ni es apta para la piel, ni sale fácilmente con agua.

SOLO USO PINTURA CORPORAL, PINTURA APTA PARA PIEL Y QUE SALE BIEN CON AGUA

Estas pinturas antes eran caras, aunque han bajado de precio y cualquiera puede comprarlas y probar. Lo malo son las luces, que la gente compra una bombilla o un foco, pues eso sí es caro, y no es suficiente. Actualmente dispongo de varios cientos de vatios de luz ultravioleta en diversos focos led de distintas características.

Quiero contratar un fotógrafo y maquillador para una fiesta ultravioleta

Pues lo mismo, contáctame por Instagram (@manueltrigo_foto) o a este correo: foto (arroba) manueltrigo.com

Qué es bodypainting ultravioleta

En realidad, habría que preguntarse qué es bodypainting fluorescente, pues esa es la característica de la pintura, mientras que ultravioleta es es tipo de luz que la hace brillar. Lo que pasa es que un descripción correcta como la del título de esta página es demasiado largo. También hay quien la llama neón, de modo incorrecto, pues recuerda a los colores vivos de los tubos de neón de los rótulos luminosos, pero sin que tenga nada que ver. Igual de incorrecto como llamar a esta puntura “fosforita” o al color “fosforito”, tal como llaman a los rotuladores fluorescentes para marcar. Obviamente, fosforito deriva de fosforescencia, que es el efecto de ciertos materiales (el primero conocido, el fósforo, y de ahí su nombre) de emitir luz después de haberse excitado mediante exposición a la luz (la luz fluorescente también los activa), de modo que brillan en la oscuridad durante un tiempo. Es lo que en inglés llaman glow in the dark. En cambio, la fluorescencia no sigue emitiendo luz tras dejar de iluminarlo. Aquí el efecto consiste en un cambio de longitud de onda. Al excitarse con luz ultravioleta invisible (ahora explico esto), devuelve luz dentro del espectro visible en determinada longitud de onda dependiendo del color con que se muestre. Este efecto característico de la fluorita, un mineral de fúor, es el que le da nombre.

La luz ultravioleta, por deficinición, es invisible. Está más allá de la última luz visible, la violeta. No obstante, la mayoría de las luces ultravioletas del mercado no emiten en un estrecho rango de longitud de onda, o no exclusivamente en él, sino que también emiten dentro del espectro visible. Esto sucede con las bombillas incandescentes (en desuso) y los tubos fluorescentes de luz negra, ambas dotadas de un vidrio denominado de Wood (muy oscuro a la luz visible y muy transparente a la luz ultravioleta) de color morado muy oscuro. Pero por oscuras que sean para la luz visible, algo dejan pasar y por eso se ve su luz.

Al principio pensé que con los led de UV no pasaría eso, del mismo modo que los leds infrarojos de los mandos a distancia, pese a emitir en una longitud de onda muy cercana a la visible, están totalmente fuera de ellas y no podemos ver cuando están encendidos (las cámaras sí, prueba a apuntar a la cámara de tu móvil con el mando a distancia de tu televisor), pero no sucede igual con los distintos leds UV que he comprado, que todos ellos se ven morados o azulados al encenderlos. Es por ello, que la piel de la modelo, en las zonas no pintadas, se ve azul o violácea.

La luz apropiada para estas sesiones son estos leds o fluorescentes de luz negra, todos ellos dentro del rango del ultravioleta A, también conocido como UVA, pero no los fluorescentes de rayos UVA destinados al bronceado, pues al no disponer del mencionado vidrio de Wood, emiten demasiada luz visible, por eso se ven de color azul claro, y esa luz compite mucho con la ultravioleta, echando a perder las fotos. Personalmente, no recomiendo ni los fluorescentes de luz negra (rectos o doblados en forma de bombillas de bajo consumo), pues al ser de cristal, si se caen, y trabajando a oscuras las cosas se caen más que de costumbre, se romperán y aquí trabajamos con gente desnuda o semidesnuda, pero casi siempre, descalza.

Con lo que hay que tener cuidado es con las lámparas de luz UVB y UVC, que si bien la primera es muy peligrosa para ojos y piel, la segunda es exageradamente peligrosa, pudiendo provocar cáncer o ceguera. Es frecuente encontrar lámparas para reptiles que emiten en UVB, pero alcanzan un pequeño porcentaje de este espectro. También es frecuente encontrar lámparas germicidas, que emiten en torno a los 254 nm y jamás deben mirarse cuando están encendidas, salvo que sea de lejos y durante un brevísimo instante (por cierto, también emiten en el visible en un tono azulado, y sí, las he mirado encendidas, jejeje). En resumen, PROHIBIDAS UVB y UVC para este uso.